11 de agosto de 2009

Kung Pow: Enter The Fist. Obra Maestra de la Comedia Contemporanea.


Me doy un lujo, de esos que me doy siempre realmente, pero lujo a fin de cuentas.

Soy un fanático de las comedias, las cintas cómicas -y los musicales- siempre han sido mi placer culpable, no tengo filtro al momento de elegirlas, me gustan todas sin excepción, no tengo problemas para verlas. Pero siempre hay algunas que destacan sobre el resto, y brilla con más fuerza.
Ese es el foco de este recopilatorio especial de "Las Comedias de Mi Vida" dedicado a aquellas películas que en el rubro del humor se han ganado mi corazón atribulado de carcajadas y risas pesadas, de esas que emite sonoramente mi hermano.

En esta ocasión los invito a unirse a mi admiración de una de esas pelis que circulan fácilmente en el TOP FIVE de mis favoritas. "Kung Pow: Enter The Fist" estrenada en el 2002 es una comedia tan peculiar, de un estilo tan único que la hace admirable no solo en el género humorístico sino también por la producción que hay detrás y los efectos especiales involucrados, efectos especiales que parecen imperceptibles pero llenos de tantos detalles que hacen que este filme sea maestro.
Partamos explicando que tras "Kung Pow: Enter The Fist" se encuentra la mente incansable de Steve Oedekerk, responsable de la saga del "Profesor Chiflado", "Todo Poderoso", y "Ace Ventura". Dirigió también varias películas de "Thumbnation", en las cuales sus protagonistas eran dedos pulgares que hacían remakes de clásicos del cine, como Titanic o Frankestein; o sea el tipo era un seco en lo que innovación y humor se refiere.

A Steve Oedekerk le encantan las películas de artes marciales de los años setenta hechas en Hong Kong, especialmente su exagerado estilo visual, su rara música y sus estruendosos efectos sonoros. De joven había fantaseado con la posibilidad de estar en una de ellas y ahora lo está… literalmente.
Tras comprar una muy poco conocida película de karate de 1976 titulada “Tiger & Crane Fists”, Oedekerk ha cambiado notablemente la misma y su pista de diálogos metiéndose digitalmente él mismo en esta vieja cinta, doblando de nuevo a los personajes y rodando nuevas escenas. Ha mezclado trozos de la película original con el nuevo material que ha dirigido sin que se noten los saltos, consiguiendo como resultado una extravagante comedia, mitad antigua mitad nueva, titulada KUNG POW: ENTER THE FIST.

Oedekerk, quien es el director, guionista, productor y principal intérprete de KUNG POW lo explica así: “Bajamos a Méjico, reconstruimos los decorados de la antigua película, cogimos dobles de cuerpo para los actores e introdujimos los nuevos personajes, los nuevos diálogos y los efectos. Y es fantástico. ¡Tengo una escena de amor con una actriz cuyo papel se rodó hace veinte años! Es casi como salir con tu madre… espera un segundo, eso no queda bien”.
El tipo no solo actúa como personaje principal de la cinta de artes marciales, sino que también edita toda la cinta, realiza el proceso de doblaje de audio y dirige los efectos especiales. Oedekerk comenzó el ambicioso proceso creativo de KUNG POW viendo más de cien películas asiáticas de acción.

Al final dio con “Tiger & Crane Fists”. “Sus personajes me estaban gritando: ¡‘DÓBLAME’!", recuerda Oedekerk. Y eso es lo que hice, haciendo de los antiguos actores personajes completamente nuevos, adecuando su diálogo y su acción al guión original. Oedekerk dobló a todos en la película, incluyéndose a sí mismo y a los otros nuevos actores que había elegido.
Esta idea aparentemente sencilla resultó ser un desafío mucho mayor de lo que había pensado. “Me pasaba en vela todas las noches mientras rodábamos, escribiendo los nuevos diálogos para el día siguiente”, señala Oedekerk. “Era como escribir dos guiones diferentes. Uno loco y otro francamente loco”.

La fotografía principal era a menudo bastante extravagante, con los actores enfrascados en conversaciones sin ningún sentido. (Oedekerk lanzó posteriormente un dvd con los reales diálogos de los actores, aquella versión es realmente hilarante, llena de incoherencias sabrosas).
Con la excepción del personaje de Whoa, interpretado y doblado por Jennifer Tung, Oedekerk dobló el resto de las voces. “No habíamos planeado hacerlo de esta manera”, explica. “Tuve que escribir el guión mientras estaba sentado en la mesa de montaje, mientras cortábamos y readaptábamos el viejo metraje. Cogí el micrófono y empecé a improvisar las voces de los personajes y su diálogo, sin saber que terminarían siendo las voces finales. Cuando llegó el momento de ponerle voz a los personajes en las partes habladas, todo el mundo exclamaba: ¿Qué me dices? ¡Qué ya has doblado a todos los personajes! Así es como fue; toda la película es en gran parte yo hablándome a mí mismo”.
Entendamos esto, la película presenta escenas muy graciosas de por sí. Famosa es la escena de "La Vaca Matrix", sin embargo, por lejos lo mejor de la cinta es el doblaje realizado por Oedekerk. No se trata de un doblaje sin intención, sino que brinda carisma y una historia alternativa a los personajes, y sobre todo una doble lectura de las acciones que resulta absolutamente cómico. A esto se le suma el trabajo de edición que hicieron con la textura de la cinta.

Los realizadores restauraron lo mejor que pudieron el negativo deteriorado de la película original, pero ha quedado mucho de la calidad granulada de las películas de los años setenta. Según Oedekerk, era crucial que el nuevo metraje mantuviera la sensación de autenticidad del género. “Hay todo un estilo en las antiguas películas de artes marciales”, afirma. “Tenían poco presupuesto para hacer estas películas, así que adquirieron un estilo muy básico y vulgar. Una iluminación muy pobre, un rodaje un tanto rudo – y ni se te ocurra mover la cámara con una cámara con raíles, Sólo zooms, por favor”.
Esto suponía un singular desafío, tanto desde el punto de vista creativo como desde el punto de vista técnico, para igualar lo “nuevo” y lo “viejo”. Oedekerk explica que “la exigencia de la escasa calidad era una orden un poco rara para el equipo técnico. Me pasaba a diario diciéndome a mí mismo: ‘Vale, este metraje parece demasiado bueno, ¡tenemos que bajar nuestros estándares, chicos! ¡La cámara está demasiado quieta! ¡Zooms más rápidos! ¡Ensuciemos un poco el negativo!”.

Entre tener que restaurar el antiguo metraje, degradar el nuevo y crear nuevos personajes generados por ordenador, KUNG POW ha entrado en la elite de los efectos digitales. “Primero sobrepasamos a ‘Pleasantville’, luego a “Titanic” y al final a “Star Wars – Episodio I”, teniendo como resultado ¡la película con mayor número de efectos especiales de la historia!”, se ríe Oedekerk.
La ironía empieza, desde luego, desde el mismo momento en que nosotros usamos los efectos más innovadores y punteros para que nuestra película tuviera una apariencia gastada y de baja calidad”.

En KUNG POW, El Elegido, el alter ego cinematográfico de Oedekerk, trata de vengar la muerte de su familia a manos del aparentemente invencible Maestro del Dolor (quien al principio de la película cambia inexplicablemente su nombre por el de Betty). Interpretando un papel secundario está Tonguey, una criatura que habita en la lengua de El Elegido. Otros personajes que destacan en KUNG POW son Ling, la enamorada de El Elegido; el Maestro Tang con sus tendencias proctocológicas (“Tiene entre manos asuntos importantes”, afirma Oedekerk); el desdichado Wimp Lo, quien ha sido mal entrenado a propósito por el Maestro Tang como una broma pesada y la chica bombón de un solo pecho que se llama Whoa.
La cinta, única en su tipo, corre en torno al personaje de Oedekerk (calvo en la vida real, se ve muy raro con esa peluca), el cual posee por alguna razón un compañero que habita en su lengua "Tonguey" o "Lenguita" razón por la cual es perseguido a través del mundo por el Consejo Maligno. Uno de sus mayores secuaces es Master Pain, un capo en las artes marciales que prefiere que lo llamen Betty. Oekederk demuestra su experticia en Karate y Kung Fu en la cinta, pero lo mejor son los detalles que inserta digitalmente en las escenas, como el Chino guatón que baila en el fondo de las escenas de combate, o el celular que saca el vendedor de maní, o cada vez que decide reemplazar su cara por la de anterior protagonista nipón.
Mi personaje favorito es Wimp Lo, cuya traducción sería algo como Fla-Ci-Do, un discípulo del templo al cual le enseñaron kungfu de manera errada a modo de broma pesada, de este modo posee estilo como "Estilo Cabeza a Puño" o "Estilo Coquimbanos a tu Pie"... si a esto se le suma que ocupa zapatillas de conejito que suenan al pisar, lo hace un personaje entrañable.

Muy recomendada a aquellos que gozan del humor gringo absurdo, y capaces de entender el inglés y los detalles de su traducción, pues es allí donde se encuentra su gracia. Nada más que decir, sino compartir la enorme alegría que me produce esta película.
Calif: 8,5/10 LenguasLocas Awards

Algunos videos de fans en Youtube:


1 comentario:

Kvaser dijo...

lo mejor son los ventrilocuos xD

Welcome to Hearbreak

Welcome to Hearbreak
Pura locura de Mr. West