27 de diciembre de 2010

Ranking: LAS 10 MEJORES PELICULAS DEL 2010



Ranking elaborado a partir de peliculas que llegaron a Chile a la fecha.

10. “Easy A”(2010)

Refrescante comedia para un insípido año 2010 en materia de comedias. Esta cinta posee una personalidad propia, se alimenta de muchos lugares comunes pero se individualiza en la protagonista, Emma Stone, quien sorprende con su calidez y desplante, interesante actriz para poner un ojo encima este 2011. Comedia inteligente que juega en el limite del doble sentido pero nunca cae en lo chabacano. Un soplo de juventud, en un 2010 en extremo repetitivo en cuanto a humor en el cine.

9. “How to Train Your Dragon” (2010)

La entrega de Dreamworks no solo sorprende por su energía y desplante, a lo cual ya nos tenía acostumbrados, sino también por la construcción de un relato que funciona en muchos niveles literarios y de composición. La clásica historia de “muchacho-conoce-animal-y-lo-domestica” adquiere una fresca reinterpretación en la historia del desgarbardo Hipo, hijo del jefe vikingo de la aldea, quién demasiado débil y demasiado inteligente para seguir las tradiciones de batalla nordicas escapa, encontrándose frente a frente con un dragón a quien auxilia y cura. El resto de la historia es predecible, pero no por eso menos atractivo.

La propuesta gráfica es notable y con muchos detalles. Las escenas aéreas le brindan mucha fluidez y velocidad a una cinta de grata sorpresa durante este año, cuya mayor virtud es saber utilizar los atributos técnicos y de guión que posee.

8. “Shutter Island” (2010)

Que Leonardo di Caprio aparezca dos veces en este ranking no es coincidencia. La selección de papeles en los que decide participar se eleva al nivel de la excelencia, Shutter Island cumplía con ese rol, no solo por la tentación de ver a Scorsese haciendo un thriller psicológico, sino por la desquiciada idea que corre detrás del guión un investigador privado mentalmente alterado como a quienes investigas, residentes del manicomio de Shutter Island.

La fotografía de la cinta es de lo mejor del año, a la altura de “Inception”. Efectos especiales correctamente utilizados y música de apoyo ejecutada a la perfección. Lo mejor de Shutter Island es que es una de esas películas que uno se ve obligado a verlas nuevamente, pues es la única manera de atar cabos sueltos que quedan en el camino. Enviciante desde la primera escena, es imposible detenerse hasta devorar el final.

7. “The Town” (2010)

Una cinta de bandas delictivas de las buenas. Con todos aquellos elementos sabrosos que perduran en la historia, buen reparto, buenos diálogos, buena historia. Reúne aquellos factores que mira la Academia al momento de tomar en cuenta los nominados año tras año. El filme de Affleck hace bien su pega, narrándonos un cuento de policías y ladrones anclados en tradiciones familiares y sin sabores del “rubro”.

Muy bien logradas escenas de tiroteos y de acción, la actuación de Jeremy Renner es nuevamente notable. A ponerle un ojo.

6. “Buried” (2010)

Rodrigo Cortés se las manda. Su recién segunda cinta es una apuesta muy atrevida, pues la historia transcurre dentro de un ataúd donde un norteamericano permanece encerrado y enterrado bajo tierra. La idea de un argumento centrado en un solo personaje no es nueva ni tampoco pretende serlo, lo nuevo acá es lo bien que uno encaja con la historia. La clave es jugársela por la historia, asumir el cuento de que Ryan Reynols se encuentra capturado a bajos metros del suelo y puede comunicarse efectivamente por celular con sus secuestradores.

El filme no solo es angustiosamente claustrofóbico sino que relatado con una inusitada agilidad y dinámica que por instantes te olvidas que toda la vida de la película pasa dentro de una caja. Los últimos minutos de la cinta son chocantes, dramáticos, emotivos… con un final que deja con un terrible sabor a desesperación y angustia, que oprime irremediablemente el pecho.

5. “Scott Pilgrim Vs The World” (2010).

La adaptación del retrato generacional que resulta ser los 6 tomos de la novela gráfica de Scott Pilgrim, se encontraba ante un gran desafío, la reciente fanaticada que devora los comics de Brian Omalley. No todos quedaron conformes con la entrega al cine llevada a cabo por el talentoso Edward Wright, yo no pertenezco a ese grupo. Es cierto, existen cambios, cortes y omisiones en la cinta, pero que son ampliamente justificados por los recursos visuales aprovechados a la perfección por el equipo de edición y por el giro humorístico que se priorizó dar al filme.

Michael Cera se mueve a la perfección en el papel de Scott, un veinteañero amante los videojuegos y despreocupado por la vida, y ese quizás es uno de los puntos más fuertes que tiene esta cinta. Su casting es tan meticuloso que cuesta pensar en otro actor en el panorama hollywoodense que podría haber llevado a cabo los papeles designados, el acierto en el reparto es contrarrestado con algunas escenas y diálogos comprensibles para los amantes del comic. Aún así, “Scott Pilgrim vs The World” estruja al máximo todos los recursos que posee, y además posee una banda sonora seleccionada con pinzas. Notable.

4. “The Social Network” (2010)

Fiel retrato de nuestra idiosincrasia actual. Si bien este relato se centra en el mundo de Facebook, funciona extrapolándolo a cualquier contexto donde las relaciones sociales existen en la actualidad. Como película la cinta es notable, sus diálogos, guión, edición. Pero donde toma fuerza el discurso de Fincher es en su elemento como crítica social a una sociedad obsesionada en medirlo todo, en configurarlo todo, en relativizar nada, bajo este contexto es que “The Social Network” nos habla finalmente de las relaciones humanas, en especial de aquella motivada por la amistad y la camaradería. Ambos valores quedan disminuidos a una expresión minima en tanto el protagonista desvirtua todo aquello que se muestra ajeno a su “invención”.

Agreguemos algo más, que también vale destacar, tenemos un conjunto de personalidades que utilizando el mismo sistema de comunicación reflejan intereses diferentes, esta el oportunista, el resentido, el solitario, los fans, compartiendo e intercambiando información, verdades y engaños. Y esta combinación no siempre es inteligente, no siempre tienen sentido, no todo va con todo. Las especificidades del ser humano, lo que lo hace único, no puede medirse, ni combinarse mediante un código numérico. Es por eso que tanto número confunde, que el espectador extraña un poco la emoción, acá no hay beso, no hay llanto, pero las emociones están ahí, se dejan apenas entrever entre tanto porcentaje, algo agazapadas, y temerosas.

Nada mejor que lanzar una crítica al corazón bombeante de nuestra sociedad y hacerlo de manera contingente, pues el final de la película se sigue construyendo, hoy día, en cada segundo.

3. “Toy Story 3” (2010)

¿Qué más se puede decir de la gente de Pixar a estas alturas? Soy uno de los muchos varones que lloraron a moco tendido en el cine viendo la entrega final de esta historia de juguetes que empezó hace más de 10 años. La tercera parte de esta cinta nos resume aquello que ha hecho tan grande a las cintas animadas de Pixar, una buena historia que se cuenta de la manera correcta y que funciona tanto para grandes chicos. El dilema al que se enfrentan en esta ocasión no es menor, es el eterno dilema de la raza humana, enfrentados a su supervivencia, a su existencia, ¿cuál es nuestra capacidad de trascender?.

“Toy Story 3” nos entrega un relato de vida y muerte narrado de un modo entretenido y apto para niños, pero que en el fondo esconde dramas dignos de la mejor cinta. Es por lo mismo que se hace imposible comparar a Toy Story con sus pares animados, pues no tiene parangón en la comparación ni parámetro similar para establecer una medición. La gran virtud de esta saga fue crear un submundo de personajes principales y secundarios con los cuales es imposible no identificarse ni no hacerlos propios, es por eso que en el emotivo y precioso final es una tarea titánica contener las lagrimas de alguna manera. Bonita Terapia resulta escarbar en nuestra niñez y aquellos juguetes que tan felicidad nos brindaron.

2. “Inception” (2010)

Vale la pena ver “Inception” una, dos, 3 veces. Fijarse en cada detalle, en las concatenaciones entre sueños, ilusiones y pesadillas. Hacer un esfuerzo sobrehumano por fijar reglas fijas para entender donde termina el sueño y comienza el sub-sueño, y donde dará paso finalmente a la realidad. Si existe una película que deja hablando a la audiencia, discutiendo las interpretaciones, reformulando sus concepciones, esa película es “Inception”. Densa, profunda y severa, así como debe serlo cualquier aventura que intente posarse en el Mundo de Los Sueños.

Internarse en el mundo de la conciencia humana era un riesgo a correr solo en estos tiempos, donde existe ya una tecnología y efectos especiales que permitiría hacerlo sin terminar trasquilados en el intento. Nolan se gradúa acá de director serio y con visión propia. En vez de querer hacernos fácil el entendimiento de su guión, insiste con insertar elementos de complejidad en su argumento, así como la contingencia se transforma en doble contingencia, e incluso triple. Cabe agregar que las reglas y normas internas de este relato de fantasía son endebles y están mal elaboradas. Nolan confunde la mente con el subconsciente, o lo racional con la inasible materia de los sueños. Hubiera sido realmente fabuloso que estableciera mejor los límites y el camino a seguir. Díficil es siempre hacer relatos sobre sueños, en los cuales las reglas queden igual de claras para todos.

Gran parte de ese mérito recae en Leonardo Di Caprio, cuyo papel, sin ser exigente, recrea con enorme veracidad la sólidez de un personaje principal en el que recaen finalmente todos los síntomas que afligen a los personajes y escenarios de la cinta.

A su alrededor, un plantel de secundarios de auténtico lujo (Ken Watanabe, Ellen Page, Michael Caine, Tom Berenger, Pete Postlethwaite) en el que brillan con especial intensidad Joseph Gordon-Levitt (protagoniza la asombrosa pelea en el edificio que se vuelca), Tom Hardy (dando vida a un estupendo personaje que podría tener su propia película), Cillian Murphy (al que curiosamente Nolan vuelve a encapuchar, como en las dos entregas de Batman) y Marion Cotillard (una femme fatale en toda regla, irresistible y peligrosísima).


1. “Black Swan” (2010)

Pocos entenderán que éste es el peak de la carrera de Darren Arenofsky, un producto integro, que logra combinar los mejores aprendizajes de sus cintas anteriores, ya sea el relato personal y protagonico de “The Wrestler”, como la resolución de las tensiones que desarrollaba en “Requiem for a Dream”, a esto se le suma la caracterización de personajes mentalemente inestables como el de “Pi: Fe en el Caos”, donde sus protagonistas limitan en lo racional de sus actos y el espectador se desdobla por lograr identificar sus ambiciones y razones en la pantalla.

Todo eso, sumado a notables interpretaciones, es lo que hace de “Black Swan” la película del año, su composición genera primero un revuelo en lo que a debe primar en Hollywood hoy en día, es decir, un cine donde la visión del director prime por sobre los intereses comerciales, pues finalmente esta cinta es una bocanada de aire muy personal de Arenofsky donde mezcla elementos irreales tan clásicos de su cine con ideas, relatos, narraciones que de por si son cruelmente reales. “Black Swan” tiene gore, drama, amor, ciencia ficción y cuerpo. Sobre todo mucho cuerpo. Y tal como el cine de Arenofsky lo dicta, los últimos 10 minutos de sus cintas son de catarsis, de argumentos, de imagenes, de sensaciones. Sobretodo de sensaciones. El gran triunfo de Aronofsky y de Portman se condensa en los últimos 10 minutos de la cinta, cuando Nina finalmente se convierte en el cisne negro. Es ahí donde la transformación de la delicada Portman es impresionante: es ahí cuando descubrimos que Aronofsky ha logrado sacar de Portman lo que la misma Nina se autoexige: la perfección.

Sin ser un fanático de la Portman-actriz, consigue acá su mejor interpretación, una suerte de Carrie de nuestros tiempos, atosigada por los tormentos de su madre, pero más que nada por sus demonios personales que la llevan a mostrar lo peor de si misma. Pocas veces una cinta tan oscura como “Black Swan” logra ser tan brillante para eclipsar incluso a tan notables trabajos como el TOP 3 de este ranking.

SALUDOS. CHAMELO.

1 comentario:

David C. dijo...

The Social Network y Black Swan se enecuentran entre los mejores filmes que he visto los últimos doce meses.

Welcome to Hearbreak

Welcome to Hearbreak
Pura locura de Mr. West